Sentencia del TSJ de Madrid, de 13 de febrero de 2019

¿La finalización de un contrato de arrendamiento de negocio y su posterior reversión al arrendador supone una sucesión de empresas?


Resumen
El TSJ estima el recurso interpuesto por una Fundación y determina que la reversión del arriendo por la finalización del contrato de industria o negocio de cafetería, no constituye una sucesión de empresa siempre que no se reanude ningún tipo actividad empresarial.
Supuesto de hecho
  • En fecha 10/08/2010 una Fundación suscribe un contrato de arrendamiento de negocio de cafetería con la empresa B, quien contrata a cinco nuevos trabajadores para explotar el negocio.
  • En fecha 1/6/2017 la Fundación comunica a la empresa B su decisión de finalizar el contrato de arrendamiento de negocio con efectos del 10/8/2017, por ser su voluntad no prorrogarlo.
  • En consecuencia, la empresa B decide extinguir los contratos de sus cinco trabajadores comunicándoles que pasarían a formar parte de la plantilla de la Fundación, por ser ésta la titular del negocio de cafetería donde prestan servicios.
  • La Fundación consideró que no era aplicable la subrogación empresarial por lo que no subrogó a los 5 trabajadores que venían prestando servicios por la empresa B.
  • Uno de los trabajadores afectados acude a los tribunales solicitando la declaración de despido improcedente, que fue estimada por el Juzgado de Madrid quien condenó exclusivamente a la Fundación, al considerar que se había producido una sucesión de empresa.
Consideraciones jurídicas
  • La cuestión litigiosa consiste en determinar si la reversión del arrendamiento de negocio de cafetería constituye una sucesión de empresa encuadrable en el artículo 44 ET.
  • En primer lugar, recuerda el TSJ que, en los supuestos de reversión por el arrendador de la explotación del establecimiento arrendado, no opera la figura de la sucesión empresarial cuando éste se limita a ejercer los derechos dominicales o de otra naturaleza que le confieren título para su ulterior arrendamiento a terceros.
  • En el supuesto concreto, razona la sentencia, la Fundación únicamente era titular de un derecho de concesión administrativa del local destinado a cafetería sin que conste que viniese explotando como empresario tal negocio, ni que tuviera personal a su cargo ni que se tratara de una actividad abierta al público prestando un servicio de hostelería.
  • Por lo tanto, la Fundación no pudo transmitir una empresa en funcionamiento al arrendatario (empresa B), siendo éste quien decidió contratar a cinco personas como empleados para atender ese negocio.
  • Finalmente, concluye el Tribunal, tras la resolución de arrendamiento la fundación ha vuelto a recuperar la disposición de los derechos que tenía sobre el local y enseres, pero no ha mantenido la actividad de la cafetería que se encuentra cerrada, no pudiendo recuperar algo que no transmitió.
Conclusión Lexa
Para el TSJ de Madrid, la finalización de un contrato de arrendamiento de industria o negocio de cafetería reversión al arrendador, no supone una sucesión de empresa cuando el arrendador no reanuda ningún tipo actividad empresarial, no resultando, por tanto, responsable en la extinción improcedente de los contratos de los trabajadores que prestasen servicios. En ese sentido, la sentencia del TS estima el recurso interpuesto por la Fundación y confirma la improcedencia del despido considera responsable del despido improcedente del trabajador a la empresa B.
Enlace

Haga click en el código roj y será copiado a su portapapeles.
Péguelo en el campo Nº ROJ de la página del CENDOJ para realizar la búsqueda.