Sentencia del TSJ de País Vasco, de 15 de enero de 2019,

¿Los incrementos salariales efectuados a una parte de la plantilla, mientras se mantienen congelados los salarios del resto de personal de la empresa suponen una discriminación retributiva?


Resumen
El TSJ considera que la existencia de 20 trabajadores que perciben incrementos salariales injustificados, frente al resto de la plantilla que tiene sus salarios congelados supone una vulneración del derecho fundamental a la igualdad entre trabajadores. La sentencia del TSJ desestima el recurso interpuesto por la empresa y reconoce la obligación de esta a un tratamiento igualatorio de los salarios percibidos por todos los trabajadores.
Supuesto de hecho
  • En fecha 18/12/2014 una empresa firma con el comité de empresa un acuerdo para la congelación salarial a partir del 31 de diciembre de todos los empleados que tuvieran relación laboral vigente a dicha fecha.
  • A pesar de ello, 20 trabajadores han percibido incrementos salariales desde el año 2014 hasta el 2017.
  • Un sindicato, que considera injustificados esos incrementos salariales, acude a los tribunales al entender que existe una discriminación retributiva entre los 20 trabajadores que perciben incrementos salariales frente al resto de la plantilla que tiene sus salarios congelados.
Consideraciones jurídicas
  • La cuestión litigiosa consiste en determinar si abonar una retribución superior a una parte de la plantilla mientras el resto tiene congelado su salario resulta discriminatorio.
  • En primer lugar, el TSJ señala que el principio de igualdad prohíbe la desigualdad de trato que introduzca una diferencia entre situaciones que puedan considerarse iguales, sin que se ofrezca y posea una justificación objetiva y razonable para ello.
  • En el supuesto concreto, razona la sentencia, el hecho de que 20 trabajadores han percibido incrementos salariales, mientras que los demás tienen congelado su salario constituye un trato desfavorable salarial que no tiene ninguna justificación.
  • Además, añade la sentencia, el empresario y el trabajador están sometidos en sus prestaciones recíprocas a las exigencias de la buena fe, principio que impide que parte de los trabajadores sean considerados de peor derecho a efectos retributivos sin una justificación ponderada y razonable.
  • Por lo tanto, el Tribunal con arreglo a un elemental principio de equidad afirma que todos los trabajadores afectados por el conflicto colectivo, que se encuentran en una misma situación laboral, deben percibir el mismo incremento retributivo.
Conclusión Lexa
Para el Tribunal los incrementos salariales notorios efectuados a una parte de la plantilla, mientras se mantienen congelados los salarios del resto de personal de la empresa, supone una discriminación retributiva cuando la decisión salarial de la empresa carece de una  justificación objetiva y razonable. En concreto la sentencia desestima el recurso interpuesto por la empresa y reconoce el derecho a un tratamiento igualatorio de los salarios percibidos por los trabajadores y en consecuencia se condena a la empresa a un incremento salarial de los salarios de estos en 5,97%.
Enlace

Haga click en el código roj y será copiado a su portapapeles.
Péguelo en el campo Nº ROJ de la página del CENDOJ para realizar la búsqueda.