Sentencia del Tribunal Supremo, de 7 de junio de 2018

¿Cuando un convenio colectivo pierde su vigencia sin que concurra pacto que contemple solución alguna, debe aplicarse el de ámbito superior?


Resumen
El Tribunal Supremo estima el recurso interpuesto, en un caso relativo al salario regulador de la indemnización por despido objetivo y cuál debe ser el convenio colectivo aplicable en el supuesto de un convenio cuya vigencia haya expirado.
Supuesto de hecho
  • Una empresa de informática venía aplicando el XVI Convenio Colectivo Estatal de Empresas de Consultoría y Estudios de Mercados y de la Opinión Pública hasta que, por sentencia de conflicto colectivo del TSJ del País Vasco, se declaró que el convenio colectivo de aplicación era el de Oficinas y Despachos de Vizcaya.
 
  • Dicho Convenio contenía una referencia en su artículo 3 sobre vigencia, prórroga y denuncia en la que contemplaba que el convenio se entendería denunciado el 15/12/2012, sin que haya existido pacto de ultraactividad.
 
  • En fecha 1/7/2015 la empresa notificó a un trabajador comunicación extintiva por causas objetivas.
 
  • La indemnización expresada en la carta fue abonada al trabajador, calculada con el importe correspondiente al Convenio provincial de oficinas y despachos de Vizcaya.
 
  • La empresa formula recurso de suplicación ante el TSJ del País Vasco, al entender que, a efectos del cálculo indemnizatorio, el convenio de aplicación ha perdido su vigencia y al no existir pacto de ultraactividad, ni referencia a convenio aplicable en el futuro, debe aplicarse otro de ámbito superior (Estatal Empresas Consultoría de Mercados).
 
  • Tras desestimar el TSJ del País Vasco el recurso interpuesto por la demandada, la empresa formula recurso para la unificación de doctrina ante el Tribunal Supremo.
Consideraciones jurídicas
  • La cuestión litigiosa consiste en determinar si, en lo que se refiere al salario regulador de la indemnización por despido, debe aplicarse el del convenio provincial (Oficinas y Despachos de Vizcaya) que ha perdido su vigencia o, en cambio, el estatal de ámbito superior que se mantiene vigente (Convenio Colectivo Estatal de Empresas de Consultoría y Estudios de Mercados).
 
  • En primer lugar, tras repasar la jurisprudencia en torno a la ultraactividad, la Sala recuerda que la regla de la ultraactividad está concebida como norma disponible para la autonomía colectiva, para conservar provisionalmente las cláusulas del convenio anterior mientras continúe la negociación del convenio siguiente, durante un determinado tiempo que la ley considera razonable, pero no para cubrir vacíos normativos surgidos como consecuencia de la conclusión del convenio cuya vigencia ha terminado, ni para perpetuarse eternamente.
 
  • Además, razona el Tribunal, la regulación del régimen de ultraactividad legal implica, como impone el artículo 86.3 ET, que transcurrido un año desde la denuncia del convenio se aplicará, si lo hubiere, el convenio colectivo de ámbito superior que fuera de aplicación.
 
  • Con ello, razona la sentencia, se pretende incentivar que la renegociación del convenio se adelante al fin de su vigencia sin necesidad de denuncia del conjunto del convenio, como situación que resulta a veces conflictiva y que no facilita un proceso de renegociación sosegado y equilibrado y, además, subraya la Sala, para cuando ello no resulte posible, se pretende evitar una “petrificación” de las condiciones de trabajo pactadas en convenio y que no se demore en exceso el acuerdo renegociador mediante una limitación temporal de la ultraactividad del convenio a un año.
 
  • Por lo tanto, en el caso planteado, razona el TS, ni hay duda sobre la existencia de convenio de ámbito superior, ni de que el existente resulta aplicable, pues se impone el cumplimiento de la norma legal en su plenitud, sin que resulte procedente la aplicación de técnicas extrañas al precepto y a la propia configuración del sistema de fuentes del Derecho del Trabajo dispuestas excepcionalmente por esta Sala en un supuesto específico en que se produjo un vacío normativo absoluto y la única alternativa posible era la desregulación cuyas consecuencias resultan especialmente extrañas en el ámbito de las relaciones laborales.
 
  • Además, concluye el TS, no es óbice para alcanzar esa conclusión que el art. 8 del Convenio Colectivo de ámbito superior que resulta aplicable disponga la conservación de las condiciones personales de las que disfrutase cada trabajador, porque esa previsión no se refiere al mantenimiento de condiciones normativas que procedan del Convenio Colectivo aplicable anteriormente, sino a las estrictamente “ad personam” como mejora de las condiciones legales o convencionales; y, por otro, porque en modo alguno de su tenor puede deducirse que el convenio sectorial trate de mantener parcialmente vigente el convenio ya desaparecido.
Conclusión Lexa
Conclusión Lex@:
 
El TS estima el recurso y declara que la ultraactividad de los convenios caduca al año (periodo en el que el convenio anterior se sigue aplicando mientras se negocia uno nuevo), por lo que no procede aplicar el convenio anterior una vez pasado ese plazo. En concreto, la Sala considera que cuando el convenio de ámbito superior regula las mismas materias que el convenio fenecido, no existe una sucesión natural de un convenio de ámbito inferior por otro de ámbito superior, sino una sustitutio in integrum del convenio inferior por el convenio de ámbito superior que pasa a ordenar, de manera independiente, las relaciones laborales de la empresa, imponiéndose el cumplimiento de la norma legal en su plenitud.