¿La falta de información sobre la finalidad de la videovigilancia puede suponer la inadmisión de la prueba obtenida y aportada por la empresa para justificar un despido disciplinario?

El Tribunal Supremo considera que la prueba de videovigilancia aportada por la empresa para justificar el despido disciplinario del trabajador debió admitirse, en la medida en que, a pesar de no haberse informado a los trabajadores de la finalidad exacta del sistema de videovigilancia, el trabajador era totalmente conocedor de la existencia de las distintas cámaras de videovigilancia.


Sentencia del TS - 21/07/2021 en materia de Control empresarial
Supuesto de hecho
  • El trabajador prestaba servicios como vigilante de seguridad para la empresa recurrente en el acceso principal de vehículos al recinto ferial K1 de Ifema Madrid.
  • El 24 de febrero de 2017, tras haberse detectado irregularidades en el cumplimiento de las instrucciones impartidas del personal de Securitas, en concreto, respecto de los controles (requisas) de seguridad aleatorios en vehículos, se procedió al visionado de las imágenes de las cámaras de videovigilancia instaladas en aparcamientos y entradas de vehículos al recinto. En ellas se observó que 15 vigilantes de seguridad, entre los que se encontraba el actor que es parte recurrida, apuntaban dichos controles como realizados sin que los mismos se hubieran producido.
  •  El 14 de marzo de 2017 el trabajador firmó autorización para, por un lado, ceder sus datos personales almacenados en el fichero de su responsabilidad relativo a la video vigilancia y a Securitas con la finalidad de que esta última pueda valorar y verificar el correcto cumplimiento de sus obligaciones laborales; y, por otro lado, a Securitas para incorporar dichas imágenes a su fichero de recursos humanos con el mismo fin.
  • El 16 de marzo de 2017, Ifema hizo entrega a Securitas de un dispositivo de memoria portátil, el cual contenía las grabaciones e imágenes de los 15 vigilantes de seguridad.
  • El 21 de marzo de 2017 le fue notificado al trabajador su despido disciplinario, como consecuencia de los hechos ocurridos del 10 a 15 de febrero de 2017, consistentes en la no realización efectiva de las requisas de vehículos que, sin embargo, el trabajador manifestó haber realizado en sus partes.
  • Disconforme, el trabajador interpuso demanda que fue estimada tanto por el Juzgado de lo Social como por el TSJ de Madrid, sin que se hubiera admitido la prueba de videovigilancia aportada por la empresa.
 
¿Quieres ver la publicación completa?
Te la enviamos a tu email.
Indícanos, por favor, si esta publicación te interesa porque eres....
Haz click aquí si eres cliente para ver esta publicación

¿ Tienes una duda laboral ?

¿ Necesitas la respuesta ¡YA! ?

Te la resolvemos gratis y sin compromiso

Haz click aquí