¿Prestar servicios para terceros de forma permanente justifica el contrato temporal por obra y servicio determinados?

Una empresa interpone recurso de casación frente a una sentencia que entiende que la relación laboral de un trabajador que presta servicio mediante contratos de obra y servicios es de carácter indefinido y su cese constituye un despido improcedente.


Sentencia del TS - 29/12/2020 en materia de Concatenación de contratos temporales
Resumen

Una empresa interpone recurso de casación frente a una sentencia que entiende que la relación laboral de un trabajador que presta servicio mediante contratos de obra y servicios es de carácter indefinido y su cese constituye un despido improcedente. En este sentido el TS considera que la relación laboral del trabajador que se ha desarrollado durante 15 años llevando a cabo la misma actividad, y para la misma empresa cliente, no puede justificar la temporalidad que requiere un contrato de obra y servicio y considera que la relación laboral es de carácter indefinido, confirmando que se ha producido un despido improcedente. 

Supuesto de hecho
  • El trabajador prestó servicios para una empresa por medio de una sucesión de contratos de obra y servicio determinados desde el año 2000.
  • En 2015, la empresa comunica al trabajador su cese por la finalización de los trabajos para los cuales había sido contratado.
  • El trabajador impugna su despido ante la jurisdicción social, reclamando el carácter indefinido de su relación laboral y, por tanto, que se había producido un despido.
Consideraciones jurídicas
  • El Tribunal Supremo comienza recordando los requisitos para los contratos de obra y servicio, siendo: 1) Que la obra o servicio que constituya su objeto, presente autonomía y sustantividad propia dentro de lo que es la actividad laboral de la empresa; 2) que su ejecución, aunque limitada en el tiempo, sea en principio de duración incierta; 3) que en el contrato se especifique, con precisión y claridad, la obra o el servicio que constituye su objeto; y 4) que en el desarrollo de la relación laboral, el trabajador sea normalmente ocupado en la ejecución de aquélla o en el cumplimiento de éste y no en tareas distintas.
  • En este sentido, el Tribunal considera que, en este caso, no es posible aceptar, ni la autonomía, ni la sustantividad, porque el objeto de la contrata es, precisamente, la actividad ordinaria, regular y básica de la empresa. Quienes ofrecen servicios a terceros desarrollan su actividad esencial a través de la contratación con éstos y, por tanto, resulta ilógico sostener que el grueso de aquella actividad tiene el carácter excepcional al que el contrato para obra o servicio busca atender.
  • Por ello, el TS considera que, no sólo debe rechazarse que estemos ante una relación laboral de carácter temporal en base a la desnaturalización de la causa que la justifica, sino que también debe plantearse la propia licitud de acudir a este tipo de contrato temporal cuando la actividad de la empresa no es otra que la de prestar servicios para terceros y, por consiguiente, desarrolla las relaciones mercantiles con los destinatarios de tales servicios a través de los oportunos contratos en cada caso.
Conclusión Lexa

El Tribunal Supremo considera que la relación laboral del trabajador que se ha desarrollado durante 15 años llevando a cabo la misma actividad, y para la misma empresa cliente, no puede justificar la temporalidad que requiere un contrato de obra y servicio, y en este sentido considera que la relación laboral es de carácter indefinido y confirma el despido improcedente. 

Enlace

Haga click en el código roj y será copiado a su portapapeles.
Péguelo en el campo Nº ROJ de la página del CENDOJ para realizar la búsqueda.